lunes, 27 de mayo de 2013

José Herrando (ca. 1720-1763)

José Herrando. *ca. 1720. † Madrid, 4-II-1763. Violinista y compositor.

José Herrando nació en Valencia entre 1720 y 1721, y era hijo de José Herrando y Luciana Yago. Posiblemente fue alumno de Jaime Facco (1676-1753), violinista de la Capilla Real. Al igual que su padre, José Herrando fue desde muy joven músico de las compañías de teatro madrileñas, para las que compuso, entre otras obras, la música para la comedia Manos blancas no ofenden, con texto de Pedro Calderón de la Barca. Sabemos también que compuso, aunque solo se conserva el libreto escrito por Nicolás González Martínez, la música para la serenata en dos actos La dicha en el precipicio que la compañía de José Parra representó en el Coliseo de la Cruz en el año de 1753[1]. En la portada de este libreto se dice que Herrando era “primer violín de la Capilla de N.S. de la Soledad de esta corte”. Sabemos que en 1754 era violinista del Real Convento de la Encarnación de Madrid, pues así figura en la portada de las seis sonatinas para violín de cinco cuerdas y bajo que ese año compuso para Farinelli[2]. Precisamente Farinelli le contrató como uno de los 16 violinistas del Coliseo del Buen Retiro, como consta en los recibos de pago de los años 1747 a 1758. Finalmente, José Herrando ocupó en 1760 la plaza de violín de la Real Capilla, a pesar de que, según los jueces de la oposición, fallara algunas notas durante su examen de oposición a causa de su cortedad de vista. Murió en Madrid el día 4 de febrero de 1763, a los 42 años[3].
José Herrando es hoy en día famoso por su tratado de violín Arte y puntual explicación del modo de tocar el violín con perfección y facilidad (París, 1756). Poca obra ha llegado hasta nosotros de José Herrando. Además de los dúos transcritos en esta edición, se han conservado, entre otras obras, unos minuetos para dos violines y bajo en la colección Eighteen New Spanish Minuets (1758), impresos en Londres por J. Johnson, y las ya mencionadas seis sonatinas para violín de cinco cuerdas y bajo dedicadas a Farinelli (1754). La mayor parte de su música conocida se conservaba en el archivo del palacio de Liria, propiedad de los duques de Alba. En este archivo José Subirá localizó 12 sonatas para violín y bajo, 12 tocatas para violín y bajo, 12 tríos para dos violines y bajo (dedicados al duque de Huéscar, en 1751), algunos dúos para dos violines y el Libro de Diferentes Lecciones para la Viola, que contenía 42 ejercicios. El Palacio de Liria fue incendiado en 1936, durante la Guerra Civil, y las obras de Herrando conservadas en él se perdieron. Afortunadamente, José Subirá había copiado en 1928 las 12 tocatas para violín y bajo[4]. Joaquín Nin, que disponía en ese momento de fotocopias de las tocatas, publicó algunos movimientos en el primer volumen de Clásicos españoles del violín (París, 1937).





[1] El libreto se conserva, junto a otras obras de Nicolás González Martínez, en la Biblioteca Nacional de España, Res/60, a partir de la hoja 250.
[2] Biblioteca del Liceo Musicale di Bologna: EE.188. La portada de esta partitura señala, en concreto, lo siguiente: “Sonatine a solo p. violino di V. corde p. divertimento del Sig. D. Carlo Broschi Farinelli, cav.e dell’abito di Calatrava e criado famig.e di S. M. Cat.a, composte da D. Giuseppe Errando, primo violino della real capella signora dell’Incarnazione. L’Anno MDCCLIV”.
[3] Matías Fernández García: La parroquia madrileña de San Sebastián: Algunos personajes de su archivo, Caparrós Editores (1995), p. 325. En este libro se transcribe el acta de defunción de José Herrando: “José Herrando – Músico: Natural de Valencia, hijo de José y Luciana Yago, soltero de 42 años, murió en la calle de las Huertas el día 4 de febrero de 1763. Se enterró en la capilla de Nuestra Señora de la Novena por haber sido de su congregación”.
[4] Esta copia se conserva actualmente en el Fondo José Subirá de la Biblioteca de Cataluña, sin signatura.

Texto tomado de la introducción de la publicación:

Tres dúos nuevos a dos violines (1760): 2ª edición a cargo de Antoni Pons Seguí, Fundación Gustavo Bueno, Santo Domingo de la Calzada (2015)