jueves, 2 de mayo de 2013

Cayetano Brunetti (1744-1798)

Cayetano Brunetti. * Fano (Estados Pontificios), 1744. Colmenar de Oreja (España), 16-XII-1798. 

Primeros años
Cayetano Brunetti debió nacer en 1744, que es la fecha que se infiere a partir de dos textos. El primero de ellos es un memorial que dirigió a la corte su viuda, doña Juana del Río. En este memorial se dice que Brunetti “se casó de segundas nupcias de edad de 54 años con esta Suplicante en 28 de noviembre del referido año de 98”. El segundo texto es su partida de defunción:
            “En 17 días del mes de diciembre de 1798 años se enterró […] en esta Iglesia Parroquial [a] Don Cayetano Brunetti […] siendo de edad de cincuenta y cuatro años, poco más o menos”.

Se cree que nació en Fano (ciudad perteneciente entonces a los Estados Pontificios), puesto que su padre, Esteban Brunetti, era de esta ciudad. Esteban Brunetti murió en Madrid en 1777, por lo que Cayetano debió venir a España con sus padres. No se sabe exactamente cuándo llegó la familia, si bien Cayetano ya estaba en Madrid en 1760, ya que ese año se presentó a las oposiciones de violín de la Real Capilla, mereciendo elogios del maestro de capilla Francisco Corselli y del violinista Felipe Sabatini. Se ha sostenido, aunque el hecho no está confirmado, que estudió en Italia con el famoso violinista Pietro Nardini (1722-1793)El 27 de noviembre de 1762 se casó con Saturnina de Soria en Colmenar de Oreja (Madrid).

Brunetti como músico de los teatros públicos madrileños
En 1762 Brunetti aparece como violinista de la orquesta del Coliseo de la Cruz. Este mismo año compuso la música incidental para la comedia de Francisco Rojas Zorrilla (1607-1648), Del rey abajo, ninguno o García del Castañar. Es poca la música requerida por esta comedia: una “pastorela” y un “juguete pastoral a solo” para la jornada primera, y unas “seguidillas”, un “recitado a dúo” y otras “seguidillas” para la jornada segunda. Parece que compuso también la música para una obra llamada Faetón, que no se ha conservado.En 1768, siendo ya violinista de la Real Capilla, Brunetti compuso la “zarzuela heroica” Jasón o la conquista del Vellocino escrita por Ramón de la Cruz y estrenada en el teatro del Príncipe. Esta zarzuela se representó desde el 4 al 16 de octubre de 1768 por las dos compañías madrileñas.. Se ha conservado la música en la Biblioteca Histórica Municipal de Madrid (Mus 54-2), aunque de forma anónima y solo las partes de los instrumentos. La música se atribuye a Brunetti porque así lo indica la portada del libreto impreso de la zarzuela. La portada de este impreso es la siguiente:
               “Jasón o la Conquista del Vellocino, zarzuela heroica que han de representar las dos compañías de cómicos de Madrid en el teatro del Príncipe este año 1768. Puesta en música por D. Cayetano Brunetti, músico de la Real Capilla de Su Majestad. Con superior permiso. En Madrid, en la imprenta de la Viuda de Eliseo Sánchez”.  

Esta zarzuela, a diferencia de la comedia García del Castañar, es una obra larga y ambiciosa. Además de una obertura en tres movimientos, aparecen numerosas arias, cavatinas, dúos, tercetos y coros. Por desgracia, como se ha indicado, solo se han conservado las partes de los instrumentos, perdiéndose el guión que contenía las voces con el bajo.

Brunetti al servicio de la gran nobleza
                Brunetti trabajó para diversas familias nobiliarias de Madrid, en especial para la casa de Alba y para la casa de Osuna-Benavente. En los comienzos de su carrera tuvo también algún vínculo con el infante don Luis, famoso patrón de Boccherini.

Brunetti al servicio de la casa de Alba
La relación de Brunetti con la casa de Alba se establece ya en los años 60. En una carta de 1767 Brunetti aparece acompañando, junto a otros criados, al Duque de Alba hasta la Granja de San Ildefonso y luego a Piedrahita:
            “[…] Alba ha llegado aquí [a la Granja] con Barques y Silva, un médico, un cirujano y un músico llamado Brunetti; con este acompañamiento dicen partirá mañana a Piedrahita”.
               
De ese mismo año, 1767, eran unos tríos de dos violines y bajo que se conservaban en el palacio de Liria antes de la Guerra Civil y que describió José Subirá en su libro La música en la Casa de Alba (1927)El mayor testimonio del trabajo de Brunetti para la casa de Alba se encuentra en el Inventario y Tasación de los Instrum.tos y Papeles de Música, de la Testamentaría del Exmo. S.r D.n Fern.do De Silba Albarez de Toledo, Duque que fue de Alba de 1777. Este documento consiste en el inventario y tasación de las obras de música e instrumentos que dejó al morir en 1776 don Fernando de Silva Álvarez de Toledo, XII Duque de Alba, el mismo al que Brunetti acompañó a la Granja y luego a Piedrahita en 1767. El documento consiste en 15 folios y está dividido en tres partes: en la primera parte figura un “inventario de la Música”, inventario que está organizado según categorías (quintetos, cuartetos, tríos, dúos, sonatas) y que no especifica el número de obras, sino el número de “juegos”; en la segunda parte se encuentra un “inventario de los instrumentos y cajas de ellos”; la tercera parte consiste en una “[lista de l]a tasación de los instrumentos y música” y en ella se especifica el número de obras de los juegos de la primera parte. La mayoría de las obras de este inventario son de autores que trabajaron en Madrid, muchos de ellos al servicio del duque de Alba (Manuel Canales, Manuel Mencía, Francisco Corselli, Luis Boccherini, Cayetano Brunetti, etc). Hay también obras de autores franceses, como Rameau, Duport o Janson, y obras de compositores germanos, como Haydn, Abel, Fritz o Stamitz. Es de destacar que en el inventario el autor que cuenta con más obras es Cayetano Brunetti. Para apreciar el peso de Brunetti en la colección del XII Duque de Alba, basta comparar el número de sus obras (al menos 112) con el número de obras que había de Francisco Corselli (77), de Boccherini (24) o de Haydn (18, todos cuartetos). Se ofrece a continuación la lista de las obras de Brunetti que poseía el XII Duque de Alba al morir en 1776, según el citado documento. En la columna de la izquierda se da la descripción de la primera parte del documento, en juegos, y en la columna de la derecha se da la descripción de la tercera parte del documento, en número de obras. Como puede apreciarse, las dos columnas no coinciden exactamente entre sí. Así, por ejemplo, en la primera parte se habla de “tres juegos” de cuartetos y en la segunda parte solo se mencionan dos juegos de seis cuartetos; en la primera parte se habla de “siete juegos” de tríos y en la tercera parte solo se listan 5 juegos de seis; y en la tercera parte se listan ocho dúos de Brunetti que no aparecen en la primera parte.

Un juego de Quintetos De el Sr Brunetti
Ocho quintetos de Bruneti a diez r.s
Tres Juegos de Cuartetos De el Sr Brunetti
Otros seis [cuartetos] de Bruneti
Otros seis [cuartetos] de Bruneti
Siete Juegos de Trios De el Sr Brune[tti]
Seis trios de Bruneti a sinco r.s
Seis [trios] de Bruneti a seis r.s
Diez y ocho divertimientos de Bruneti
Un Juego de Duos Duplicados de el Sr Brunetti
Doze [dúos] de Bruneti enquadernados
Otro Juego de Duos de el Sr Brunetti
Otros seis [dúos] de Bruneti a tres r.s

Ocho [dúos] de Bruneti a quatro r.s
Cinco Libros de Sonatas y una Sonata Sue[lta de] el Sr Brunetti
[Trein]ta y seis [sonatas] de Bruneti a sinco r.s

Brunetti siguió trabajando para la casa de Alba después de la muerte del XII Duque. En 1789 escribió una colección de 18 minuetos y 12 contradanzas dedicadas al XIII Duque de Alba, José. Y en una nómina de julio de 1793 Brunetti figura entre los “maestros de diversas facultades”, con un sueldo de 3000 reales anuales.En la Biblioteca Nacional Francesa se conservan algunas obras de Brunetti dedicadas al duque de Alba. En concreto, una sonata de violín y bajo “echa para el Ex.mo Señor Duque de Alba” (Ms. 1640-1) y un “divertimento” a dos violines “fato per Uso del Ex.mo Sr Duca d’Alba” (Ms 1645). En la Biblioteca del Congreso de Washington se conserva la colección de minuetos y contradanzas compuesta en 1789 para el XIII Duque de Alba (ML96. B84)



Brunetti al servicio de la casa de Osuna-Benavente
Cayetano Brunetti fue contratado el 1 de abril de 1776 como profesor de violín de Pedro de Alcántara Téllez-Girón (1755-1807), marqués de Peñafiel y futuro IX Duque de Osuna. A partir del 25 de octubre de 1776 empieza a aparecer en las nóminas de la Casa de Benavente, con un sueldo de 15 reales diarios:
           “El Marqués Conde Duque mi Señor manda que desde el día primero de Noviembre próximo se ponga en las nóminas de la familia de Su Excelencia a Don Cayetano Bruneti, con el sueldo de quince reales diarios por haberle tomado Su Excelencia por su maestro de violín, pues aunque lo tomó su Excelencia desde el día primero del mes de Abril de este año, ya se le ha librado por medio de un libramiento lo devengado desde el día primero del mes de abril hasta fin de este mes, lo que prevengo a vuestra merced para su cumplimiento. Madrid 25 de Octubre de 1776”

En esta época Brunetti ya era maestro de violín del príncipe de Asturias, futuro Carlos IV, y por ello consta en las nóminas de la Casa de Benavente como “Músico del Príncipe [de Asturias] y M[aest]ro de Violín del Marqués Conde Duque [de Benavente]”Brunetti fue profesor del marqués de Peñafiel solo hasta 1780, posiblemente a causa de los continuos desplazamientos del marqués debidos a su carrera militar. Sin embargo, sus relaciones con la casa de Benavente-Osuna continuaron. En 1789 se interpretó en la capilla de los Osuna una misa de Brunetti. Se tiene constancia de que esta misa se interpretó el 11 de Octubre de 1798, dentro de las festividades de San Francisco de Borja y Nuestra Señora del Pilar patrocinadas por la Casa de Benavente en 1798. Posiblemente fue esta misa la que se envió en 1804, junto a otras de Ferdinando Paer y de Juan Pedro Almeida, al canónigo de la Catedral de Salamanca Francisco Pietro Torres. Este canónigo, que había sido capellán de la casa de Osuna, había escrito al duque en julio de 1803 transmitiéndole el deseo “de algunos individuos profesores de música de la Catedral [de Salamanca]” de conseguir varias obras religiosas que el duque poseía en su archivo. Una vez recibidas las obras, el canónigo decidió que debían formar parte del Colegio de Música de la Catedral de Salamanca, recientemente creado, para que los colegiales que se formaban en él entendieran “el buen gusto desde los principios” con “obras magistrales del gusto del día así de instrumental como de vocal”Brunetti compuso también música instrumental para la casa de Osuna. En 1824 se hizo un inventario de las obras que se guardaban en la papelera de música de la Duquesa Condesa de Benavente. En este inventario aparecen diversas obras de Brunetti, como una colección de Diez Dúos para dos violines, Veintidós Sonatas para violín y bajo de diferentes óperas, Seis sextetos y una colección de minuetos y contradanzas para dos orquestas. De entre las obras que Brunetti compuso para la casa de Osuna destacan unos sextetos con oboe, que le fueron encargados en 1785 y que se cree que fueron interpretados por Gaspar Barli, oboísta de la Condesa Duquesa. Estos sextetos podrían ser los “Seis sextetos hechos expresamente para el Señor Duque de Osuna” que aparecen en el inventario de 1824 de la papelera de música de la  Duquesa Condesa. Desgraciadamente, estos sextetos no se han conservado. Los sextetos con oboe de Brunetti que hoy en día se conservan en Parma son posteriores, posiblemente de 1796-1798, y proceden no de la casa de Osuna, sino de la Real Cámara de Carlos IV: forman parte del conjunto de obras que en 1805 Carlos IV envió a su hija María Luisa, reina de Etruria.

Al servicio del infante don Luis
Se conserva una colección de seis tríos para dos violines y bajo dedicados al infante don Luis (1727-1785), hermano de Carlos III y futuro patrón de Boccherini. El título de la edición es el siguiente: “SEIS TRIOS / Para dos Violines y Baxo / Dedicados / Al Seren.mo Sor Infante / Dn. Luis Hermano del Rey / nuestro Señor / Compuestos / Por Dn. Cayetano Brunetti / Violin de la Rl. Capilla de S.M. / M.DCC LIX”. Se trata de una publicación especialmente lujosa, por lo que se cree que fue patrocinada por el propio infante.

Brunetti en la Real Capilla
Oposición de 1760
Como se ha indicado antes, la primera noticia que se tiene de Cayetano Brunetti es la de su participación en las oposiciones de violín de la Real Capilla en junio de 1760, con tan solo 16 años[24]. Además de Brunetti, se presentaron a las oposiciones los violinistas Ramón Palaudarias, Domingo Rodil, Juan Busquets, Juan Bautista Isnar, Antonio López, Salvador Reixachs y José Herrando, quien obtuvo finalmente la plaza. Los examinadores de las oposiciones fueron el maestro de la Real Capilla Francisco Corselli, Felipe Sabatini y Esteban Isern. Las oposiciones consistieron en tres pruebas: 1) la interpretación de una sonata de libre elección por parte de los opositores; 2) la interpretación “de repente” (a primera vista) de una sonata del maestro Corselli, hecha “a propósito para esta oposición, en que se conociera la sonoridad del instrumento, el manejo del arco, la afinación, destreza, fiel ejecución y firmeza”; 3) la interpretación de “tres diferentes asuntos de una Misa” compuesta por Corselli. En su informe sobre Brunetti, Corselli dice que el aspirante “saca suave y agradable sonido del instrumento y guarda la afinación”. Señala que tocó muy bien la sonata de libre elección, aunque no tanto la sonata leída a primera vista. Y que no estuvo muy bien en las “cosas de capilla”, esto es, en la interpretación de las partes de la misa. Sostiene que es un joven de gran expectativa.
Felipe Sabatini en su informe afirma que “Don Cayetano Brunetti es un excelente violín de cámara; todo lo desempeñó bien. Solo en lo de capilla se equivocó en todo el verso del Gloria”. En su informe Esteban Isern divide a los opositores en cuatro grupos, siendo los del primer grupo los de más mérito y los del cuarto grupo los de menos mérito. Incluye a Brunetti en el tercer grupo, junto a Domingo Rodil y Ramón Palaudarias.

Violinista de la  Real Capilla a partir de 1767
En octubre de 1767 Brunetti ganó la oposición de violín de la Real Capilla, por muerte de Francisco Faini. Esto le convertía en criado del rey e implicaba un salario fijo, atención médica gratuita, derecho a una jubilación y a una pensión para su viuda. El sistema de ascenso en la Real Capilla no tenía nada que ver con los méritos de los músicos. Los músicos de la Real Capilla iban subiendo en el escalafón a medida que los músicos de nivel superior iban muriendo. Así, por ejemplo, cuando un miembro de la familia de los violines moría, el resto de los intérpretes de violín que se encontraban en un nivel inferior ascendían un puesto y se convocaban oposiciones para ocupar la plaza vacante del nivel más bajo. Dentro de este sistema, Brunetti ocupó en 1775 la plaza cuarta de violín de la Real Capilla, pero no fue hasta 1794 cuando ascendió al tercer puesto, al morir Francisco Landini. De este mismo año, 1794, datan las únicas obras religiosas de Brunetti que se conservan en el archivo de Palacio: un Miserere a 4º voces solas y tres Lamentaciones del Miércoles Santo.

Brunetti al servicio de Carlos IV
Maestro de violín del Príncipe de Asturias
Al morir en diciembre de 1770 Felipe Sabatini, maestro de violín del Príncipe de Asturias, futuro Carlos IV, fue nombrado Brunetti para este puesto en enero de 1771. Tenía entonces solo 26 años, cuatro años más que el príncipe de Asturias. Este cargo conllevaba que Brunetti, junto con su familia, muebles y enseres, debía seguir al príncipe y a la corte durante su recorrido anual por diversos Sitios Reales. La corte pasaba las Navidades en Madrid y a partir del día 7 de enero se trasladaba al Real Sitio del Pardo. Volvía a Madrid en Semana Santa, desde el Domingo de Ramos hasta el martes de Pascua, luego viajaba hasta Aranjuez, donde permanecía hasta finales de junio. La corte volvía de nuevo a Madrid un par de semanas y pasaba luego a San Ildefonso hasta el 7 de octubre, cuando se trasladaba a El Escorial, donde residía hasta primeros de diciembre. Entonces volvía de nuevo a Madrid hasta el día de ReyesDe su labor como maestro de violín del Príncipe de Asturias destaca la composición de una serie de 24 sonatas para violín y bajo escritas entre 1781 y 1783 “expresamente per  l’uso del Serenisimo Signore Principe d’Asturias (è non altro)”, hoy en día conservadas casi todas ellas en el archivo de Palacio de Madrid y algunas (autógrafas) en la Biblioteca Nacional de Francia y en la Biblioteca del Congreso Washington.

 Director y compositor de la música para el Príncipe de Asturias
Brunetti llegó a ser el principal compositor de las obras interpretadas en las academias musicales del Príncipe de Asturias. Además de música de cámara (tríos, cuartetos, quintetos), destaca durante estos años (desde 1772 hasta comienzos de la década de 1790) la composición de 41 obras orquestales (31 sinfonías, 6 oberturas y 4 sinfonías concertantes). Brunetti fue asumiendo, además, la responsabilidad de todo lo relacionado con la música del Cuarto del Príncipe, desde el mantenimiento de los instrumentos y la custodia de los papeles de música, hasta la elección del repertorio a interpretar. Entre la música interpretada para el Príncipe se encuentran algunas sinfonías de compositores de Londres (J.C. Bach y Abel), de Mannheim (Stamitz y Richter) y de París (Gossec), aunque la mayoría son de compositores austríacos (Haydn, Dittersdorf o Pleyel). Esto supuso un cambio en el repertorio musical cortesano. Si en los años 60, cuando Felipe Sabatini ocupaba el cargo de maestro de violín del príncipe, la música que se compraba y se escuchaba era ante todo música italiana, con Brunetti la música que se escuchaba en la corte era principalmente de procedencia germana. Durante las décadas de los años 70 y 80, Brunetti se hizo cargo también de la dirección y composición de la música de Las Parejas. La fiesta de Las Parejas era un espectáculo hípico celebrado anualmente en Aranjuez, cuyo fin era exhibir la doma de caballos. Distribuidos en cuatro grupos, los jinetes tenían que trazar con precisión y al son de la música varias figuras (ruedas, cuadros, ángulos, círculos, cruces). Al frente de cada cuadrilla se situaba un miembro de la familia real o de la nobleza. Se conservan varios juegos de partituras compuestas por Brunetti para la fiesta de Las Parejas en la Biblioteca Nacional  de Francia. La música para las Parejas está compuesta para orquesta de viento (oboes, clarines, trompas, fagotes) y timbal.

Músico de la Real Cámara
Como señala Teresa Cascudo, se observa durante el reinado de Carlos IV un cambio en el estatus del músico de cámara en la corte. Tradicionalmente los músicos de cámara de la corte no ocupaban una plaza reglamentada, estable y definida, como sí lo hacían los músicos de la Real Capilla. Los músicos de cámara dependían de la generosidad de su patrón, disfrutando de regalos y favores. No contaban con un salario fijo (se les pagaba a través del bolsillo secreto de los miembros de la Casa Real), ni tenían obligaciones y derechos claramente estipulados. Al llegar al trono Carlos IV en 1789, nombra como “músicos de la Real Cámara” a tres de los instrumentistas que ya antes participaban en sus academias musicales. Estos tres músicos eran Manuel Espinosa (clave), Cayetano Brunetti (violín) y Francisco Brunetti (violonchelo), hijo de Cayetano. Se les asignó un salario fijo de 24.000 reales de vellón al año a los dos primeros y de 12.000 al tercero. Los músicos mantenían, además, los sueldos de las plazas que ocupaban en la Real Capilla.  En 1795 el número de músicos de cámara del Rey se amplió. Entraron a formar parte de la orquesta de cámara Santa Naldi (posiblemente arpa),  Alejandro Boucher (violín), Pedro Anselmo Marchal (tecla), Maria Teresa Schneider (arpa), Gaspar Barli (oboe y flauta) y Miguel Bacari (oboe y flauta). Al año siguiente se admitió a José Trota (trompa) y a Joaquín Garisuain (fagot). Hay que precisar que los músicos que participaban en las academias musicales del rey no se limitaban a los citados. Otros músicos también tocaban en ellas, aunque no tuviesen  el título oficial de “músico de cámara”, como es el caso de los violinistas Andrés Rosquellas (o Rosquillas) y Dámaso Cañada, que tocaron con la Real Orquesta en 1796.
Los músicos de la Real Cámara gozaban de diversos privilegios: además de percibir elevados salarios, conservaban lo que ganaban de otras plazas y trabajos; recibían normalmente gratificaciones a través del bolsillo secreto del rey; al acompañar al Rey en sus desplazamientos, tenían derecho de alojamiento y a mesillas de 17 reales de vellón diarios; usaban uniforme, sombrero y espada como criados de Su Majestad; sus cónyuges tenían asegurada una pensión de viudedad.

Director de la Orquesta de la Real Cámara
En 1796 Brunetti fue nombrado director de la música de la Real Cámara, cargo que era ante todo honorífico, puesto que su finalidad parece que era tan solo establecer la preeminencia de Brunetti sobre los demás músicos de la Real Cámara. Como el cargo era nuevo, no se sabía muy bien cuáles eran sus funciones, razón por la que el 19 de agosto de 1796 Duque de Frías escribió a don Eugenio Llaguno lo siguiente:
           “He pasado a don Cayetano Bruneti el aviso de la gracia que Su Majestad acaba de concederle, nombrándole director de la Música de la Real Cámara, pero como éste sea un destino de nueva creación, nos hallamos, tanto el interesado como yo, sin saber cuáles sean sus funciones, bien que a lo que yo comprendo, querrá tener alguna autoridad (subordinada a la del Jefe de la Real [Capilla]) sobre los otros músicos de la misma, tener en su poder todas las copias de la música que se saquen para S.M. tanto del citado Bruneti como de otros, y elegir aquellas piezas que hayan de tocarse para la diversión de S.M.
           Con este motivo, y siendo esta gracia en los términos que yo concibo, no puedo menos de hacer presente que Vuestra Excelencia se sirva de ponerlos en la Real consideración de S.M., que me parecía muy conveniente que, teniendo alguna superioridad sobre los demás músicos de la Real Cámara, tuviese igualmente algún exceso de sueldo, en atención a sus muchos y buenos servicios y a lo que tiene trabajado en la composición de piezas de música, como también algún distintivo en su uniforme, uno y otro según fuese la voluntad de S. M. Todo lo cual se servirá Vuestra Excelencia hacer presente al Rey, para que S.M. se digne resolver lo que fuese de su Real agrado. Dios guarde a Vuestra Excelencia muchos años.
           San Ildefonso, 19 de agosto de 1796”

El rey estuvo de acuerdo en todo excepto en lo de la subida de sueldo. El cargo de director de la Real Orquesta de Cámara implicaba, por tanto, una supremacía sobre los demás músicos de cámara, una mayor autoridad, el tener que guardar las copias de las obras de música del rey y el elegir las obras a interpretar ante el rey. Estas dos últimas tareas, como hemos visto, ya las desempeñaba Brunetti mucho antes, por lo que el nuevo nombramiento era ante todo honorífico y distintivo.

Últimos años
Brunetti debía estar ya muy enfermo y retirado de la Corte en los últimos meses de 1798, puesto que ese año apenas compuso. Su mujer Saturnina de Soria murió en marzo de ese año. Brunetti cayó enfermo y en su enfermedad fue cuidado por la prima de su mujer, Juana del Río. Como recompensa a sus cuidados, pensó en casarse con ella, asegurándole así una pensión de viudedad. El 23 de septiembre de 1798 dirigió el siguiente memorial al Rey:
            “Señor.
            Don Cayetano Bruneti, director de música de Vuestra Majestad, con el debido respeto expone:
            Que con motivo de haber quedado viudo, haberse casado su hija, se halla en la dura situación de estar solo, siendo esto para él un trabajo insoportable porque toda su vida ha estado acompañado de su familia, a más de que el tener que cuidar de su casa y sus intereses le es cosa totalmente nueva y le aumenta sus penas, pues le recuerda continuamente la pérdida irreparable que ha tenido, resultando de esto el hallarse quebrantado de salud y sin consuelo; por tanto ha determinado con el beneplácito de Vuestra Majestad pasar a segundas nupcias con Doña Juana del Río, prima de su difunta mujer, en quien concurren todas aquellas circunstancias más críticas a su triste situación. El Suplicante señor no molestaría la atención de Vuestra majestad contentándose con el honor que le resulta sirviendo tan inmediatamente a Vuestra real persona si los atrasos que ha sufrido y las últimas desgracias que ha experimentado, no le obligase a ocurrir al piadoso corazón de Vuestra Majestad.
            Suplicándole que por un efecto de su Real Clemencia se digne concederle la ayuda de costa que fuere de Vuestro Real agrado, para poder contraer dicho matrimonio con la referida doña Juana del Río. Favor que espera de la piedad de Vuestra Majestad y a que quedará sumamente reconocido.
            Colmenar de Oreja, 23 de septiembre de 1798.
            Señor.
            A los reales pies de Vuestra majestad.
            Cayetano Bruneti [firma]"

El 28 de noviembre se desposa con Juana del Río y ese mismo día añade un segundo codicilo a su testamento, legándole a su mujer no solo lo que le corresponde por la ley, sino la mejora en el quinto de sus bienes “en atención a los muchos favores que tiene recibidos de la expresada doña Juana del Río […] con otros superiores motivos que en sí reserva”El 16 de diciembre de 1798 muere Cayetano Brunetti en Colmenar de Oreja, siendo enterrado al día siguiente en la parroquia de Santa María de esta localidad.


Obras

Ediciones de sus obras
Sinfonia in Sol minore nº 22. Il Maniatico, sinfonia nº 33, revisión de Newell Jenkins, colección Classici italiani della musica 3, ed. Alfredo Bonaccorsi, Roma, 1960.
Symphony nº 23 in F Major, ed. Newell Jenkins, Clarion 18th Century Music Series, Nueva York, 1966.
Divertimento Primo a Violino e Viola, ed. Charles Arnold, Kendor Music, Nueva York, 1969.
Nine Symphonies: 9, 16, 20, 21, 26, 28, 34, 35, 36, ed. Newell Jenkins, Gardland, Nueva York, 1969.
Quintet in D nº 4 for Basoon and Strings, ed. George Zukerman, Musica Rara, Londres, 1979.
Sonata in D-Dur für Viola und Basso continuo, ed. Ulrich Drüner, Amadeus, Winterthur, 1980.
Streichquintett in C-Dur opus 3 nº 6, ed. Tilman Sieber, Schott, Mainz, 2008.
Streichquintett in C-Dur opus 7 nº 3, ed. Tilman Sieber, Schott, Mainz, 2009.
Sonatas a solo en la Real Capilla, 1760-1819, ed. Judith Ortega y Joseba Berrocal, ICCMU, Madrid, 2010. Contiene la sonata para violín (L. 70) y la sonata para viola (L. 71).
Los seis cuartetos del ms. 1636, ed. Raúl Angulo Díaz, Fundación Gustavo Bueno, Santo Domingo de la Calzada, 2011
Obertura de la zarzuela "Jasón o el vellocino de oro", ed. Raúl Angulo Díaz, Fundación Gustavo Bueno, Santo Domingo de la Calzada, 2012.
Los tres cuartetos del ms. 1638 y ms. 1639, ed. Raúl Angulo Díaz, Fundación Gustavo Bueno, Santo Domingo de la Calzada, 2012.
Tríos para dos violines y violonchelo. Series VI y VIII, ed. Lluís Bertran Xirau, ICCMU, Madrid, 2012.