martes, 12 de agosto de 2014

José Palomino (1755-1810)

Biografía
José Palomino nació en Madrid en 1755. Era hijo de Antonia de la Quintana y Francisco Mariano Palomino, violinista procedente de Zaragoza que trabajó para los teatros madrileños desde los años 40 del siglo XVIII. Sus dos hermanos, Antonio y Pedro, fueron también reconocidos violinistas. Según Baltasar Saldoni, José Palomino estudió composición con Antonio Rodríguez de Hita (1722-1787)[1], maestro de capilla del Real Monasterio de la Encarnación de Madrid y compositor de algunas zarzuelas estrenadas en Madrid durante las décadas 60 y 70 del siglo XVIII. En 1767, con tan solo doce años, Palomino compuso una tonadilla, titulada en El canapé, que alcanzó gran fama. En 1770, siendo aún muy joven, fue elegido como violinista de la Real Capilla de Madrid. Los otros opositores a la plaza fueron Felipe de los Ríos, Bonifacio Zlotek o Juan Marcolini, excelentes violinistas que posteriormente ocuparían también una plaza de la Real Capilla. En el informe que proponía su nombramiento se dice que ya se había presentado en 1768 a una plaza de la Real Capilla (junto a su hermano Antonio) y se duda de si concederle o no la plaza porque sus abuelos habían sido comediantes[2]. En 1773 Palomino solicitó seis meses de permiso para ausentarse a Lisboa, argumentando que en esta ciudad tenía a su padre enfermo y a un hermano pequeño de siete años. Transcurrido el tiempo de permiso, Palomino no regresó a Madrid, por lo que en febrero de 1774 se decidió suspenderle en el cargo de la Real Capilla[3]. En Lisboa fue miembro de la orquesta de la Capilla de la corte portuguesa. En esta misma orquesta trabajaron otros miembros de su familia, como su padre Francisco Mariano, su hermano Pedro y su yerno Manuel Núñez. Por encargo del embajador de España en Portugal, el conde Fernán Núñez, compuso Palomino la serenata Il retorno di Astrea in terra. Con esta serenata, el embajador celebraba el doble enlace matrimonial que se dio entre los infantes de Portugal y España. La serenata fue elogiada “pelo gosto, novidade, e harmonia do instrumental (que parecia ser do famoso Jomelli)”[4]. En Lisboa Palomino no solo tocó con la orquesta de la Real Capilla en diversas fiestas que celebraban las iglesias y conventos de la ciudad, sino que también intervino en academias de música particulares. El escritor William Beckford (1760-1844) describe así una de estas academias:
“No doubt every circumstance conspired to fascinate and inflame a youthful imagination – an apartment decorated with splendour and elegance; glasses rising from the ground, appearing like the portals of visionary Chambers and reflecting light youthful figures swimming; the fragance of roses, and the delightful music of Haydn, performed by [Pedro] Rumi, [José] Palomino and two others, the first musicians in Lisbon and perhaps in Europe. Gelati, Joaquim de Oliveira, and Polycarpo who was just arrived from the Caldas sang a succession of arias with exquisite feeling”[5].
En 1808, tras la ocupación francesa de Lisboa y la marcha de la familia real portuguesa a Brasil, Palomino aceptó el puesto de maestro de capilla de la catedral de Santa Ana de Las Palmas de Gran Canaria, donde ya antes habían trabajado algunos miembros de su familia. Palomino ya había enviado años antes a la catedral canaria algunas de sus obras religiosas, como una colección de salmos para vísperas y una Misa en Sol[6]. Palomino murió en 1810 en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.

Obra
Palomino compuso música escénica de diversos géneros, como tonadillas, modinhas o la farsa O doido por amor, estrenada el 1 de noviembre de 1805[7]. En este campo su obra más importante es la serenata Il ritorno di Astrea in terra, que actualmente se conserva en la Biblioteca Real de Madrid[8]. Palomino compuso también música sacra, mucha de ella conservada actualmente en la catedral de Las Palmas de Gran Canaria. Especialmente importantes son sus Responsorios de Navidad, compuestos en 1809 y que, durante décadas, se interpretaron anualmente en la catedral canaria. Además del concierto de violín que editamos en el presente volumen, se conservan de Palomino algunas obras instrumentales: una sonata de piano, un Duetto per cembalo o piano forte e violino (1785)[9], un Concerto o sia quinteto per cembalo o piano forte, con due violini, violetta e basso (1785)[10] y seis quintetos de cuerda con dos violas, “dedicados a Su Excelencia el Conde de Fernán Núñez, embajador de España en Portugal”, de los que se han grabado los tres primeros[11].

Raúl Angulo Díaz

Biografía de José Palomino escrita por Baltasar Saldoni (1880)
Diccionario biográfico-bibliográfico de efemérides de músicos españoles, Imprenta de D. Antonio Pérez Dubrull, Madrid (1880), Tomo 2, pp. 257-259.
[Agosto]. Día 9, 1810. Muere en la ciudad de Las Palmas (islas Canarias) D. José Palomino, notable compositor y violinista. Nació en Madrid en 1755, siendo sus padres D. Mariano, natural de Zaragoza, y doña Antonia de la Quintana.
Las brillantes disposiciones que desde niño  manifestó para la música impulsaron a su padre, músico también, a dedicarlo a este arte.
Estudió el violín, y luego la composición, siendo su maestro en este último arte el célebre Hita.
Cuéntase que, siendo todavía muy joven, se presentó con otros varios instrumentistas a oponerse a una plaza de violín de la Real Capilla. Llegado el día de la oposición, y después de haber oído los jueces a todos los profesores inscritos en lista, le llegó a él su turno, pues a causa de sus pocos años se le había asignado el último lugar; y fue tan extraordinario el efecto que produjo, que inmediatamente se le propuso como el más digno entre todos los opositores, obteniendo el codiciado empleo.
Colocado en esta posición envidiable, querido de sus compañeros y protegido por el primer ministro, vivió así algunos años tranquilo y feliz, hasta que, a consecuencia de un desagradable acontecimiento de familia, se vio obligado a retirarse a Portugal.
Allí el Príncipe Regente le llamó a Lisboa, y le nombró primer violín de su real cámara.
Cuando el doble matrimonio de doña Carlota, hija del príncipe de Asturias, con d. Juan, príncipe de Brasil, y del infante D. Gabriel con la infanta portuguesa María Victoria, condujo a Portugal al ministro español su protector, éste le encargó la dirección de las fiestas que entonces se dispusieron y la composición de la música en aquella función se ejecutó, quedando todos tan complacidos de su resultado, que se le regaló una hermosa caja con cuatro mil duros, señalándole el Rey, además de su sueldo, una pensión particular a él, a su esposa y a su hija, y teniendo a su disposición calesa y lacayos de la Casa Real.
Entre tanto, su padre D. Mariano y su hermano D. Pedro, nacido éste en 1765, se habían trasladado a la ciudad de las Palmas de Gran Canaria, donde el opulento cabildo de aquella catedral sostenía una capilla de música. Allí desempeñaron las partes de violines. Muerto el D. Mariano, D. Pedro, a instancias de su hermano, se trasladó a Lisboa, donde le colocó en la Capilla Real.
Desde aquella capital había ya enviado D. José a la Gran Canaria algunas de sus composiciones; entre otras, cuatro salmos de vísperas y una Misa grande en sol.
En estas obras, las primeras que de él se conocieron en las Canarias, escritas de 1795 a 1798, a toda orquesta, son notables el salmo Dixit Dominus y la Gloria de la Misa, trozos ambos dignos de figurar entre sus mejores concepciones.
Probablemente deben existir de esta época muchas obras suyas en los archivos de los monasterios de Lisboa, pues se sabe que escribía con frecuencia para las festividades religiosas que aquéllos celebraban.
La invasión francesa vino entre tanto a turbar para siempre la existencia pacífica de Palomino.
Cuando la real familia se refugió en el Brasil, huyendo de las bayonetas de Napoleón, la capilla de música quedó disuelta, y Palomino, padeciendo ya de la afección de pecho que debía conducirle al sepulcro, aceptó el ofrecimiento que le hizo el cabildo de Las Palmas, nombrándole su maestro de capilla con un sueldo anual de 15.000 rs. en metálico y un equivalente de 5.000 en trigo, según costumbre de la fábrica de aquella catedral.
Trasladado, a consecuencia de este ajuste, de Lisboa a Las Palmas, con su hermano D. Pedro y su yerno D. Manuel Núñez, aventajado profesor de violoncelo de la misma Real Capilla de Lisboa, fue acogido por la sociedad canaria con todas aquellas muestras de estimación y aprecio que merecía su distinguido talento.
Allí se dedicó a reorganizar la pequeña orquesta con que entonces contaba el cabildo, y a componer las piezas de que carecía el archivo.
En los dos años que vivió en canarias compuso muchas obras religiosas de incuestionable mérito, pero sobre todo los Responsorios de Navidad, que se repiten con gran entusiasmo por los aficionados filarmónicos de Las Palmas en cada Nochebuena desde aquélla que se estrenaron.
El Correo de Teatros de Barcelona del 15 de Agosto de 1872 publica asimismo la biografía del Sr. Palomino, haciendo grandísimos elogios de su mérito como compositor: dice que falleció el 6 de Abril de 1810, pero de Las Palmas nos aseguraron que fue el día 9 y no el 6.

Biografía de José Palomino escrita por Ernesto Vieira (1900)
Diccionario biographico de musicos portuguezes. Historia e bibliographia da musica em Portugal, Typpographia Mattos Moreira de Pinheiro, Lisboa (1900), vol. II, pp. 150-151
 Palomino (José). Violinista e compositor hespanhol que residiu em Lisboa durante alguns annos. Nasceu em Madrid no anno de 1755, sendo filho de outro musico, Marianno Palomino, natural de Saragoça.
                Era muito novo e occupava já o logar de primeiro violiona orchestra da Capella Real de Madrid quando acceitou identico logar na côrte de Lisboa. Entrou para a nossa irmandade de Santa Cecilia em 2 1 de março de 1774, por conseguinte data aproximada da sua vinda para Portugal. Depois tambem vieram seu irmão mais novo, Pedro Paulo, seu genro o violoncellista Manuel Nunez, e outro Francisco Marianno Palomino; todos estes nomes figuram no livro de entradas da irmandade de Santa Cecilia.
                D. José Palomino disfructou aqui muita consideração, tendo sido mestre de alguns do nossos violinistas, entre elles o primeiro de todos na sua época, Ignacio de Freitas. Compoz a musica para a cantata “Il ritorno di Astrea”, executada em 1785 no palácio do embaixador hespanhol para celebrar o duplo consorcio dos infantes de Portugal com os de Hespanha. Também escreveu musica para diversas peças representadas no theatro da Rua dos Condes; uma d’ellas, a farsa “O doido por amor”, teve muita popularidade conservando-se em scena durante muitos annos. A primeria representação d’esta farsa teve logar em 1 de novembro de 1805, em beneficio do proprio Palomino, que nos respectivos annuncios se dirige ao publico nos seguintes termos, os quaes convem registar para honra da hospitalidade portugueza:
                «O beneficiado roga ao respeitavel Publico queira benigno prestarIhe a sua protecção, confessando em toda a parte o muito que deve aos Portuguezes, e fazendo os esforços possiveis para lhes agradar, mostrará constantemente a sua gratidão.»
                Durante a sua permanência entre nós produziu muitas outras obras em todos os géneros. Na Bibliotheca nacional guarda-se uma partitura autographa e partes cavadas, que tem este titulo: “Concerto o sia Quintetto per Cembalo o Piano Forte con due Violini, Violetta e Basso da Giuseppe Palomino, anno 1785.” Na Bibliotheca da Ajuda ha d’elle uma “Sonata” para piano. Eu tenho um concerto para violino a solo e orchestra, com a data de 1804. O catalogo manuscripto do conde do Farrobo, que possuo, menciona um duetto para violino e violoncello. O “Jornal de Modinhas” publicou tres compostas por elle. Emfim no archivo da Sé Patriarchal ha um motete a quatro vozes e orgão.
                José Palomino sahiu de Lisboa em 1808 quando D. João VI e a corte foram para o Brazil. Acceitou o logar de mestre de capella em Las Palmas, onde foi também muito estimado e onde falleceu em 9 de abril de 1810.

Ediciones
José Palomino: Conçerto de violino a solo, ed. crítica Raúl Angulo Díaz, Fundación Gustavo Bueno, Santo Domingo de la Calzada (2014)




[1] Baltasar Saldoni: Diccionario biográfico-bibliográfico de efemérides de músicos españoles, Imprenta de D. Antonio Pérez Dubrull, Madrid (1880), Tomo 2, p. 257
[2] Judith Ortega: La música en la corte de Carlos III y Carlos IV (1759-1808): de la Real Capilla a la Real Cámara, Tesis doctoral, directora: Cristina Bordas Ibáñez, Universidad Complutense, Madrid (2010), Vol. II: Apéndices, p. 79.
[3] Judith Ortega: La música…, p. 79.
[4] Vanda de Sá Martins da Silva: Circuitos de Produção e Circulação da Música Instrumental em Portugal entre 1750-1820, Tesis doctoral, orientador: Rui Vieira Nery, Universidad de Évora, Évora (2008), p. 41.
[5] Citado por Vanda de Sá Martins da Silva: Circuitos de…, p. 80.
[6] Baltasar Saldoni: Diccionario…, p. 258.
[7] Ernesto Vieira: Diccionario biographico de musicos portuguezes. Historia e bibliographia da musica em Portugal, Typpographia Mattos Moreira de Pinheiro, Lisboa (1900), vol. II, p. 151
[8] Signatura: Mus/Mss/112.
[9] Biblioteca Nacional de Portugal, signatura: M.M. 247/7.
[10] Biblioteca Nacional de Portugal, signatura M.M. 209/1.
[11] José Palomino: Quintetos de cuerda con dos violas 1, 2, y 3. Cuarteto Ornati y José Alvarado. SEdeM, Madrid (2011). Ref. DD02522. Colección El Patrimonio Musical Hispano, n. 27.