miércoles, 10 de junio de 2015

José de Nebra (1702-1768)

José de Nebra. * Calatayud. 6-I-1702. † Madrid. 11-VII-1768.
José de Nebra (cuyo nombre completo es José Melchor Gaspar Baltasar Nebra Blasco)  nació en Calatayud (Aragón) el 6 de enero de 1702 y murió en Madrid el 11 de julio de 1768. Era hijo de José Antonio Nebra Mezquita (1672-1748), que fue organista de la catedral de Cuenca entre 1711 y 1729 y luego maestro de capilla de dicha institución entre 1729 y 1748. Los dos hermanos de José de Nebra fueron organistas: Francisco Javier Nebra lo fue en la Seo de Zaragoza y luego en la catedral de Cuenca, y Joaquín Nebra lo fue en La Seo de Zaragoza desde 1730 hasta 1782, lo que explica la presencia de numerosas obras de José de Nebra en el archivo catedralicio de Zaragoza.
        En 1719 era organista de en las Descalzas Reales de Madrid, siendo el maestro de capilla José de San Juan. En 1722 lo encontramos trabajando para la capilla nobiliaria de los condes de Osuna. En 1724 es nombrado organista de la Capilla Real. A pesar de su juventud, su fama era ya notable en esta época, como lo demuestra el que sea citado por Juan Francisco Corominas, violinista de la capilla de la Universidad de Salamanca, en su escrito polémico Aposento Anti-Crítico (Salamanca, 1726) junto a otros compositores españoles del momento (Antonio Literes, José de Torres, José de San Juan, Juan Serqueira) como ejemplo de la buena música que se está haciendo en España. Corominas pretendía así refutar las afirmaciones sostenidas por el Padre Feijoo contra la música española en su discurso Música de los Templos, del primer volumen del Teatro Crítico (Madrid, 1726).
        A partir de 1723 compone para los teatros públicos. Desde esta fecha y hasta 1747 compone numerosas zarzuelas, óperas y comedias, muchas de ellas perdidas. Entre las zarzuelas conservadas destacan Viento es la dicha de amor (1743), Vendado es amor, no ciego (1744), Para obsequio a la deidad, nunca es culto la crueldad o Ifigenia en Tracia (1747).

      Después de 1747 su actividad compositiva se centra en la música religiosa para la Capilla Real madrileña, sobre todo desde que en 1751 es nombrado Vicemaestro de la Capilla Real y Vicerrector del Colegio de Niños Cantores. Las obras compuestas para la Capilla Real son de gran formato, normalmente a doble coro con acompañamiento instrumental de violines, viola, trompas, oboes o flautas. De estas obras destaca el Requiem que compuso en 1758 con motivo del fallecimiento de la reina María Bárbara, obra que se interpretó en los funerales de la familia real hasta bien entrado el siglo XIX. 

Miguel de Ambiela (1666-1733)

Miguel de Ambiela. * La Puebla de Albortón. ¿28?- IX - 1666. † Toledo. 29 - III - 1733. Maestro de capilla.

Miguel de Ambiela nació en La Puebla de Albortón, provincia de Zaragoza, siendo bautizado el 29 de septiembre de 1666. Su padre fue Juan de Ambiela, natural de Bussy, en el principado de Bearne (Francia), y su madre Margarita Callizo, natural de Andorra. Fue mozo de coro en la colegial de Santa María de los Sagrados Corporales de Daroca (Zaragoza). Desde el 18 de septiembre de 1685, cuando tenía 19 años de edad, fue nombrado maestro de capilla de la colegial de Daroca, cargo que ocupó hasta marzo de 1686, cuando marchó a regentar el magisterio de capilla de la catedral de Lérida, sucediendo a Manuel de Egüés, que había marchado a ocupar el magisterio de capilla de la catedral de Burgos. Ambiela accedió a la plaza de Lérida sin oposición, puesto que a las oposiciones, que se habían celebrado poco antes, se presentaron dos maestros que no fueron juzgados dignos del cargo. El Cabildo decidió entonces enviar cartas a Barcelona, Zaragoza y Barbastro a fin de buscar un maestro adecuado, decidiéndose finalmente por Ambiela. Ambiela permaneció en la plaza hasta 1690, cuando le sucedió Gabriel Argany en el magisterio de capilla. Hay una laguna en la biografía de Ambiela entre el año 1690, momento en que abandona el magisterio de Lérida, y el año 1698, momento en que le encontramos como maestro de capilla de Jaca, sin que se sepa la fecha exacta de su admisión. Sabemos que en 1694 se presentó a las oposiciones al magisterio de capilla de la catedral de Salamanca, que ganó finalmente Tomás Miciezes. Entre 1698 y 1700 Ambiela desempeñó el magisterio de la catedral de Jaca. En mayo de 1700 se despidió de Jaca para regentar el magisterio de capilla de El Pilar de Zaragoza, sucediendo a Jerónimo La Torre. Ocupó el cargo en El Pilar hasta 1707, año en que marchó a Madrid para regentar el magisterio de capilla de Las Descalzas Reales. Le sucedió en el Pilar Joaquín Martínez de la Roca. Estuvo en Madrid hasta 1710, año en que se marchó a Toledo y le sucedió José de San Juan. Sabemos que en febrero de 1709 el cabildo de Santiago de Compostela, que trataba de encontrar un sustituto al anciano maestro de capilla Fray José de Vaquedano (maestro desde 1683 a 1719), convenció a Ambiela para que fuese el nuevo maestro.  Aunque Ambiela aceptó el cargo, finalmente no pudo ir, dado que no le concedieron licencia para abandonar la capellanía que tenía en la corte, por lo que finalmente, el 30 de abril de 1710, Antonio Yanguas fue nombrado maestro de capilla de la catedral de Santiago.

El 22 de marzo de 1710 fue elegido como maestro de capilla de la catedral de Toledo Miguel de Ambiela, sucediendo a Juan Bonet Paredes, que había sido nombrado en el puesto en 1706 y que había muerto el 25 de febrero de 1710. El salario del magisterio de capilla de la catedral de Toledo no era muy elevado (300 ducados anuales), y en las actas capitulares se mencionan a menudo “ayudas de costa” proporcionadas, dada “la falta de economía del maestro de capilla, que le trae empeñado”. Estos apuros económicos le impedían atender a los seises, por lo que solicitó ser exonerado de la obligación de tenerlos en su casa. Los últimos años de la vida de Ambiela se vieron afectados por su mala salud. En 1725 se menciona la “imposibilidad que tiene de subir al púlpito por el mal de gota y por la suma cortedad de vista”, y en el año 1728 se habla de sus “graves achaques”, debido a los cuales “no puede cumplir como desea con las obligaciones de su empleo”. Por ello solicitó que nombrasen como su ayudante a Juan Sánchez Organero, su discípulo. Miguel de Ambiela murió el día 29 de marzo de 1733. Le sucedió en el magisterio de la catedral Jaime Casellas, que había sido antes maestro de capilla de Santa María del Mar de Barcelona.

Obra
La mayoría de las obras de Miguel de Ambiela se han perdido, y lo que se conserva son en gran parte obras escritas en estilo de facistol a cuatro voces (SATB) sin acompañamiento o bien en estilo policoral a 8 voces (SSAT, SATB) con acompañamiento de órgano y/o arpa.

Diversas misas en estilo de facistol a cuatro voces (SATB), que se conservan en la catedral de Toledo y en la catedral de Oviedo: Misa Assumpta es Maria in caelum; Misa Beata es Virgo Maria; Misa de Cuarto Tono Beata es; Misa Exaltata est; Misa Hodie Maria Virgo; Misa de Octavo Tono; Misa de Octavo tono Quae est ista; Misa Paradisi Portae; Misa de Primer Tono; Misa Quae est ista; Misa Sacris Solemnis; Misa de Segundo Tono; Misa de Segundo Tono Assumpta est; Misa de Sexto Tono; Misa de Séptimo Tono; Misa de Séptimo Tono Paradisi; Misa Sicut Mirra

Salmos y Magnificat: Beatus Vir a 8 voces (SSAT, SATB) con violines, Beatus vir a 8 voces (SSAT, SATB), Dixit Dominus a 8 voces (SSAT, SATB) con violins ad libitum, Dixit Dominus a doce voces (SSAT, SATB, SATB), Lauda Ierusalem a 8 voces (SSAT, SATB) con violines ad libitum, Laudate Dominum a 8 voces (SSAT, SATB) con violines, Laetatus sum a 8 voces (SSAT, SATB) con violines ad libitum, Magnificat a 8 voces (SSAT, SATB), Magnificat a 12 voces (SSAT, SATB, SATB), Vísperas a 8 (SSAT, SATB), Miserere a 7 voces (SAT, SATB)

Motetes: Beatus iste sanctus, motete para confessor no pontífice, a 8 voces (SSAT, SATB); Exalta, motete a la Santísima Virgen, a cuatro voces (SATB), O Mundi Domina, motete a Nuestra Señora, a 11 voces (SSAT, SATB, dos bajoncillos, bajo); Tu es pastor ovium, motete a San Pedro a 8 voces (SSAT, SATB)

Varia en latín: Asperges me (SATB); Ecce Justus (AB); Fontem Virile (SATB); Letanía a Nuestra Señora (SSAT, SATB); Miles Superni (SATB); Miris Modis (SATB); Stabat Mater Dolorosa (SATB); Vidi Aquam (SATB)

Villancicos: se conserva apenas una docena de ellos.   


Obra teórica: Disceptación Música y Discurso Problemático en que se contravierte la entrada de el segundo tiple en el Miserere Nobis de la Missa que don Francisco Valls (…) compuso con el título de “Scala Aretina” (1717). En este escrito, Ambiela expone que la música es un arte liberal, además de verdadera ciencia, y como tal tiene sus principios ciertos e invariables, siendo su objeto el sonido y su fin mover el ánimo con deleite y gusto, aunque aclara que no todo sonido pertenece a la música, sino el sonido en cuanto númerico y proporcional, ajustado a reglas y principios. En ciertas circunstancias, no es necesario seguir las reglas del arte musical, siempre que estas excepciones no se conviertan en reglas y siempre que estén motivadas por algún principio o razón superior. Ambiela sostiene, en concreto, que la entrada del segundo tiple en el Miserere Nobis del Gloria de la Misa Scala Aretina es una excepción de las reglas del arte de la música y no una regla propiamente tal, como sostenían algunos. Tales excepciones las habían practicado los antiguos maestros, como Galán, Hinojosa, Baylón y Ortells, los cuales algunas veces en sus composiciones habían practicado, al igual que Valls, el hacer entrar alguna voz en especie disonante, por lo que la entrada que practica Valls en su misa no debía condenarse. “La regla de la música que prohíbe entrar cantando en especie disonante no es tan universal que no admita excepciones”, dice Ambiela, y estas “excepciones – como hacer ninguna o cortísima disonancia -, admitidas por las reglas generales de la música, se debían al deseo de seguir algún paso, o a la precisión de la imitación, intento o que a veces las pedía el buen gusto”. Ambiela alaba a Valls en el pasaje concreto de su misa, por el “singularísimo primor [de] continuar en una obra tan dilatada como una misa el intento”. En lo que no está de acuerdo es en tomar dicha entrada disonante como una regla a la que cualquier compositor pueda acudir, especialmente en aquellos compositores que carecieran de la maestría de Valls. Argumento semejante es el que da José de Torres, entonces organista principal de la Real Capilla, en el prólogo del escrito de Ambiela. Torres sostiene que Valls, dada su categoría como maestro en el arte de la música, puede permitirse lo que a otros compositores, no tan diestros ni tan entendidos, no debe permitirse. 

domingo, 7 de junio de 2015

Antonio Literes Carrión (1673-1747)

Antonio Literes Carrión. *Artá (Mallorca), 18-VI-1673. † Madrid, 18-I-1747. Músico y compositor.

Antonio Literes Carrión nació en la localidad mallorquina de Artá el 18 de junio de 1673[1]. El también artanense Juan Massanet, músico y capellán del rey Carlos II, y Juan Martí, organista de la iglesia parroquial de Artá y posteriormente maestro de capilla de la catedral de Mallorca, pudieron haber influido en su ingreso en el Real Colegio de Niños Cantorcicos de Madrid hacia 1686[2]. En esta institución, dependiente de la Capilla Real, Literes recibió sus primeras lecciones de violón de la mano de Manuel de Soba[3]. Entre 1692 y 1694 ejerció como maestro de música interino de dicha institución[4]. El 23 de septiembre de 1693, Antonio Literes fue nombrado “músico de violón” de la Capilla Real, cargo que ocupó hasta su muerte.
Además de participar como músico en las funciones de la Capilla Real y en los festejos cortesanos, Antonio Literes se convirtió en uno de los principales compositores de música escénica de las dos primeras décadas del siglo XVIII. Entre sus obras escénicas se encuentran la comedia Júpiter y Danae (ca. 1700), las zarzuelas Todo lo vence amor (1707), Acis y Galatea (1708), Con música y por amor (1709) —junto a Juan de Navas—, Antes difunta que ajena (1711),  Júpiter y Semele (1718) y Celos no guardan respeto (1723) , y la Ópera armónica al estilo italiano (ca. 1710), conocida actualmente con el título de Los Elementos[5]. Su fama le llevó también a trabajar para diversas casas nobiliarias. Su Ópera armónica se compuso para el cumpleaños de la IV duquesa de Medina de las Torres, Mariana Sinforosa de Guzmán, esposa del XI duque de Medina Sidona. Además, fue músico de cámara de los duques de Osuna, para quienes copió y compuso música[6].
Antonio Literes falleció en su casa de la calle Jacometrezo de Madrid el 18 de enero de 1747 y fue enterrado en secreto en la parroquia de San Martín[7]. Varios hijos suyos llegaron a ser también músicos de la Capilla Real, como José Literes Sánchez, violón de la Capilla Real, fruto de su primer matrimonio con Manuela Sánchez de Aguiar. De su segundo matrimonio con Luisa Benita Montalvo nació Antonio Literes Montalvo, que llegó a ser organista de la Capilla Real.

Obra

Música escénica:

Júpiter y Dánae (1700) -Comedia-.
Acis y Galatea (1708) -Zarzuela-.
Con música y con amor (1709) -zarzuela. Primera jornada con música de Juan de Navas-.
Ópera armónica al estilo italiano (ca. 1710).
Antes difunta que ajena (1711) -Zarzuela-.
El estrago en la fineza o Júpiter y Semele (1718) -Zarzuela-.
Celos no guardan respeto (1723) -Zarzuela-.

Su obra conservada incluye cantadas y tonos humanos, villancicos, cantadas sacras, un Miserere, un Pater noster y música de facistol.



[1] Para una síntesis sobre los estudios realizados acerca de la vida y obra de este compositor, véase Pizá, Antoni. Antoni Literes:  Introducció a la seva obra. Palma de Mallorca, Edicions Documenta Balear, 2002.
[2] Según apunta Antoni Gili, el 17 de septiembre de 1686 Literes recibió la primera tonsura clerical en Palma de Mallorca, por lo que debió de marchar a Madrid después de esa fecha. Véase Gili, Antoni. «El músic Antoni Lliteres i Carrió». IV Trobada de documentalistes musicals. Mallorca, Fundació A.C.A., 1998, pp. 161-186 (citado en Pizá. Antoni Literes: Introducció a la seva obra…, p. 26)
[3] Stein, Louise K. «Literes, Antonio». The New Grove Dictionary of Music and Musicians. Vol. 14. Stanley Sadie y John Tyrrell (eds.). Londres, Macmillan, 2001, pp. 884-885.  
[4] Ibid. En 1694 fue sustituido por otro músico mallorquín, Francisco Guerau, cantor de la Real Capilla y músico de la cámara del rey Carlos II.
[5] Existe edición moderna en Literes, Antonio. Ópera armónica al estilo italiano. Edición crítica de Raúl Angulo Díaz y Antoni Pons Seguí. Santo Domingo de la Calzada, Fundación Gustavo Bueno, 2013.
[6] Álvarez Solar-Quintes, Nicolás. «Antonio Literes Carrión y sus hijos (nuevos documentos para su biografía)». Anuario Musical, V (1950), pp. 171-172 y 175.
[7] Ibid., p. 173.